jueves, 27 de diciembre de 2012

Lunes, 3 de diciembre de 2012


Vuelta de nuevo a las instalaciones del Centro King Sport & Beauty de Almería, donde tenía clase con Juan Rodríguez.

La sesión de hoy la dedicamos, en su totalidad, a la práctica de la bandeja. Todos los ejercicios llevaban incluidos el golpe de bandeja. En mayor o menor medida, introduciendo, antes o después, algún otro golpe, como las voleas por ejemplo, estuvimos trabajando intensamente este golpe, ya que, dada su dificultad, es un golpe que conviene trabajar mucho.

El resultado fue más que satisfactorio. Estuvimos incidiendo muchísimo en la colocación previa al golpeo de la pelota. Además de que la preparación del golpe debe ser muy rápida (colocándonos de lado y llevando los dos brazos arriba), hay que situarse bien detrás de la pelota y dejar ésta bastante a la derecha, o a la izquierda en los casos de los alumnos zurdos, como Juan.

No es necesario, a diferencia del método de enseñanza aplicado bastantes años atrás, cuando el golpe de bandeja era mucho más ocasional, porque, entre otras cosas, no se jugaban tantos globos...dejar "caer" mucho la pelota; si no que, ésta es la idea, se trata de que nosotros "bajemos" la pelota, en el momento del golpeo, haciendo un acompañamiento (gesto a realizar justo después de impactar con la pelota) largo, girando, simultáneamente, con el cuerpo.

Como digo, fue una sesión en la que Juan golpeó numerosísimas veces de bandeja, en cadencias muy continuadas. Buscábamos el objetivo de repetir un gesto técnico, aunque éste no sea muy simple, muchas veces, con el fin de que el "gesto" vaya "automatizándose"...¿les suena esto, a los que hayan seguido éste blog...? Efectivamente, estamos hablando del proceso de mielinización.

  


domingo, 16 de diciembre de 2012

Elige tu profesor ideal



Monitorespadel es una página web dirigida por el Entrenador y Monitor de Pádel Miguel Valero. Resulta de gran utilidad para los que somos entrenadores y monitores de pádel, así como para el público en general, ya que en ella se pueden encontrar numerosos artículos de gran interés, abarcando, prácticamente, todos los temas y campos relacionados con nuestro deporte.

El propio Miguel recibió, de forma anónima, un artículo donde se explica la importancia y necesidad de elegir el monitor de pádel "ideal". El artículo está escrito por una persona que, atendiendo a sus propias palabras, supera la barrera de los 40 años, es practicante y, posiblemente, haya recibido o esté recibiendo clases de pádel.

El artículo, que ha sido publicado y compartido en varias webs y redes sociales, ha tenido respuestas positivas, tanto por parte de profesionales como de usuarios de pádel, ya que refleja una realidad que está ahí presente, y sugiere unas pautas o indicaciones que deberían seguir, en mucha mayor medida, los usuarios, las instituciones y los clubes deportivos, a la hora de contratar o solicitar los servicios de alguien para que imparta clases de pádel.

Antes de dejaros con el artículo completo, dos aspectos importantes a los que hace referencia:
- Rechazar el intrusismo. Contratar monitores titulados, que los hay, ya que éstos son los únicos que han recibido una formación necesaria a la hora de impartir clase.
- No por dar clase con el "campeón de la provincia" se va a aprender más, o se va a terminar jugando como él. Como en muchos deportes, no siempre el mejor jugador es el mejor entrenador.

Os dejo con el artículo:

Este artículo va dirigido a todos aquellos/as que jugamos al Pádel y ya hemos superado la barrera de los 40 (unos chavales). El Pádel se ha convertido en un deporte tremendamente popular, en parte gracias a lo agradecida que resulta su iniciación. El Pádel no nos exige grandes cualidades Físicas y/o Técnicas para poder disfrutar de él. Posee una adaptabilidad que lo hace muy atractivo, es un deporte que se adapta a los niveles de los/as jugadores y cuyo nivel básico para disfrutarlo es alcanzado en muy poco tiempo.
Pero… Si tiene estas grandísimas ventajas y posibilidades porque es cada día más común encontrarnos jugadores/as con lesiones que impiden el disfrute e incluso la práctica del Pádel. ¿Son estas lesiones fruto de una escasa Condición Física?, ¿es el propio deporte nocivo para la salud músculo-articular?, ¿es el modelo de práctica ajeno a la búsqueda de la Salud?, ¿son los monitores culpables de muchas de estas lesiones?
Estas reflexiones en voz alta, pretenden ser el punto de partida a un análisis profundo por parte de Jugadores y Técnicos.
Desde mi humilde punto de vista y sin animo de juzgar al colectivo de Profesores creo que su papel en futuro del Pádel pasa como ha ocurrido en otras áreas de la Actividad Física y Deportiva por actuar en una doble vertiente:
1. Obligarnos a trabajar día a día de manera más rigurosa, obligándonos a la formación continúa y reciclaje de nuestros conocimientos, preparando nuestras clases en función a las particularidades de nuestros alumnos y no dejando que el azar sea nuestro método de planificación y control de nuestro trabajo.
2. Trabajar unidos en exigir a Clubes e instalaciones la contratación de profesionales cualificados que faciliten el desarrollo de nuestro deporte y deportistas.
Es muy probable que a estas alturas de la lectura haya muchos que estéis pensando que estoy ganando muchos enemigos dentro del Pádel en unas cuantas líneas y lo entiendo, pero sinceramente no me preocupa atizar a oportunistas que aprovechando el momento, ven en el Pádel una manera fácil de ganar dinero, sin reparar en el daño que hacen a sus alumnos y al deporte en general al carecer de la formación adecuada y el talante necesario para introducirse en el mundo de la Docencia. Realmente me preocupan esos buenos profesionales, que sin duda abundan, y que se enfrentan constantemente a situaciones surrealistas que le quitan las ganas a cualquiera de continuar luchando por un Deporte profesional y cualificado al servicio del disfrute y salud de nuestros clientes. Profesionales cualificados son considerados de la misma forma que personas que no saben absolutamente nada de Actividad Física, Ejercicio y/o Deporte. Durante toda mi vida profesional me he encontrado con una visión errónea de lo que la gente considera que es un buen entrenador. ¡Para ser buen entrenador hay que ser un gran jugador!.Frase típica entre alumnos. Ser entrenador requiere conocer a fondo este deporte y haber tenido vivencias que le ayuden en su bagaje de conocimientos y sensaciones,pero no por haber sido un “Campeón” tiene asegurado el éxito como monitor y/o entrenador. Como ejemplo podemos analizar el caso de Rafa Nadal, uno de los mejores deportistas de la historia que ha sido entrenado toda su carrera por su tío, el cual no ha sido deportista destacado en el Tenis.
¿Que hacer como Jugadores?
Vamos a plantear una serie de aspectos que pueden colaborar a que disfrutemos más del Pádel, sepamos analizar si mi proceso de enseñanza es el deseable y evitemos las lesiones como factores que nos alejarán de nuestro deporte favorito. Aconsejo ir poco a poco en nuestra incorporación al Pádel y una vez estemos metidos de lleno en él no nos obsesionemos. No por jugar dos partidos diarios vamos a jugar mejor, no por dar 5 clases a la semana vamos a mejorar más rápido y de forma permanente, no por inscribirnos a treinta torneos vamos a subir de nivel.
Actuemos con tranquilidad y objetividad, no nos dejemos llevar por la emoción.
El primer aspecto que debemos abordar hace clara referencia al binomio Quiero-Puedo. Con ello quiero decir que toda persona que se ve atraída de manera importante por un deporte debe tener claro cuales son sus condiciones y posibilidades. Es el punto de partida coherente y que más nos puede ayudar. Hay que valorar:
1. Mi edad. Es duro pero inapelable. No debo asumir situaciones de riesgo condicional o músculo articular excesivo si ya no tengo 20 años. Con 40 estamos perfectamente preparados para jugar al Pádel a buen nivel pero debemos comenzar a centrarnos en evitar lesiones, facilitar la recuperación tras entrenamiento y/o partidos y buscar las ejecuciones más eficaces en relación a la salud.
2. Mi nivel de experiencias deportivas. Una persona que siempre ha practicado deporte tendrá un mayor nivel de Condición Física, una mayor coordinación segmentaria y/o viso-motora. Si somos personas que descubrimos la práctica deportiva tras escasas experiencias motoras a lo largo de nuestra vida no debemos preocuparnos pero si actuar con claridad. En primer lugar deberíamos asegurarnos un trabajo dirigido a nuestra motricidad básica. Si nos movemos mejor, percibimos, decidimos y actuamos con mayor precisión aseguraremos un aprendizaje de más calidad.
3. Historial de Lesiones/enfermedades. Es interesante realizar una revisión al historial médico personal de cada uno y valorar si existen lesiones y/o enfermedades que requieran atención especial a la hora de iniciarnos en un Deporte en concreto.
4. Mis Objetivos. Si hemos valorado nuestra edad, condición física, experiencias deportivas y revisión de nuestro historial médico de forma objetiva y adecuada estaremos ante el punto de partida ideal y perfecto a cualquier Iniciación Deportiva. Partimos de la certeza absoluta en relación a nuestras características, limitaciones y puntos fuertes. Con ello no sólo podemos asegurar un aprendizaje de calidad sino también una práctica exenta de Lesiones.
El segundo aspecto y no menos importante, hace referencia a la elección y valoración del equipo de profesores que se encargarán de mi iniciación deportiva. Es cierto que dado el escaso conocimiento que poseemos de una actividad cuando nos aventuramos en su aprendizaje no seremos capaces de manera inmediata de distinguir al buen profesional, pero en muy poco tiempo podemos realizar un análisis del proceso de aprendizaje y valorar si es el que me conviene o no.
Anteriormente he planteado las bases que cualquier alumno puede aplicar a su iniciación deportiva, pero además queda claro que un buen profesional no pasaría por alto este análisis de sus alumnos.
A grandes rasgos podemos definir una serie de aspectos que diferencian a los buenos profesionales de aquellos que no lo son:
1. Un buen profesional siempre cumple con sus obligaciones en días y horas señalados. Nunca falla ni se inventa excusas.
2. Sabe que aspectos son positivos y/negativos de cara a tu aprendizaje.
3. Siempre prepara sus sesiones con antelación y en relación a lo valorado previamente.
4. Debe explicar todo lo que hacemos, no limitarse a tirar bolas, o como se suele decir “tirar cacahuetes”.
En definitiva, aunque puede no ser fácil distinguir al Profesor Ideal si podemos aprender a descubrir a Imitadores. Desconfía de clases que tienen mucho ritmo pero no te aportan mejoras. No te dejes convencer para que tus clases sean siempre partidos. Hay muchas cosas que hacer, incluso partidos,pero siempre dentro de una planificación sería, rigurosa y de la que tengas información. No aceptes como explicación ” hazlo así”. Tu profesor debe explicar de forma clara y con la metodología que facilite una mejor comprensión y aplicación de lo aprendido.
Si no te diviertes no aprenderás, pero es factible aprender, divertirse y trabajar. Pagar es un sacrificio y ello implica en tu profesor un gran trabajo para acercarte conceptos de la forma más asequible y provechosa. No renuncies a ello.
El Pádel es maravilloso, disfruta al 100%, exige Profesionalidad, rechaza imitaciones.

Antes de finalizar, aunque ya lo habéis leído, quisiera destacar uno de los últimos párrafos, porque destaca cuatro cualidades, podríamos añadir alguna más, que, como dice el propio autor del artículo, diferencia a los buenos profesionales de los que no lo son:

1. Un buen profesional siempre cumple con sus obligaciones en días y horas señalados. Nunca falla ni se inventa excusas.
2. Un buen profesional sabe que aspectos son positivos o negativos de cara a tu aprendizaje.
3. Un buen profesional siempre prepara sus sesiones con antelación y en relación a lo valorado previamente.
4. Un buen profesional debe explicar todo lo que hacemos, no limitarse a tirar bolas.


miércoles, 12 de diciembre de 2012

Martes, 27 de noviembre de 2012

Como cada martes, a primera hora de la tarde, entre las 17 y las 19 horas, tenía clase con mis "pequeñas" (Alba, Luna, Marta y María) en el Residencial La Térmica de Almería.

Como ya expliqué en una entrada anterior, cada media hora va entrando a la pista cada una de ellas. Con este sistema, debido a la imposibilidad de que los grupos sean más grandes, de que pudiera contar con mas niñ@s, el trabajo y el desarrollo de la clase en ocasiones puede llegar a ser un poco aburrido, sobre todo en la pareja de menor edad.

Es por ello que debo, en primer lugar, prestar atención para que este aburrimiento no aparezca; y, en segundo lugar, permitirles, dentro de un orden, que ellas estén un poco a su aire, lo que visto de otro modo podría parecer que no están atendiendo o que están perdiendo el tiempo.

Respecto a las dos mayores, Marta y Alba, la segunda es la más loca del grupo. Se distrae con cualquier cosa, siempre está bromeando, hay que hacer mucho hincapié para que ejecute las ordenes, etc. Marta, por su parte, es capaz de mantener más la atención y se pueden hacer ejercicios más continuos y más trabajados.

Marta y Alba

Las más pequeñas, Luna y María, representan los dos extremos. Luna tiene una derecha que no es un golpe que ejecute de atrás hacia delante, sino de abajo hacia arriba. Cuando prepara lleva la pala arriba, detrás de la cabeza, y, después de golpear la pelota, la sube inmediatamente arriba. Es el golpe, como le llamo yo, del "molinillo". Llevo tiempo trabajando en esto, con el fin de conseguir que mejore ese movimiento, pero, como decía antes, son tan pequeñas que la carga de trabajo, en la media hora que están en pista, es muy poca.

María, sin embargo, y a pesar de tener la misma edad, es el polo opuesto. Es, incluyendo a las mayores, la más trabajadora del grupo con diferencia, y la que más interés pone. Ya incluso consigo mantener peloteos con ella, cerca de la red, en los que tocamos, entre los dos, más de diez veces la pelota. Ella me hace gracia, a veces, porque es la que dirige un poco la clase. Estamos haciendo, por ejemplo, derechas y reveses, y, de repente, dice: "ahora, salida de pared", y, lógicamente, como he comentado al inicio...¡no tengo más remedio que hacer caso!

María y Luna (en el centro y a la derecha) con una amiga




domingo, 2 de diciembre de 2012

Viernes, 23 de noviembre de 2012


Hoy no tenía que desplazarme hasta Almería, como suele ser habitual, ya que tenía clase en Roquetas de Mar, más cerca de casa, lo que se agradece de vez en cuando.

Tocaba trabajar con Charo y María Ángeles. Las clases las damos en las pistas del Residencial Vereda Golf. Son dos chicas que se pusieron en contacto conmigo después de haber tenido una mala experiencia con las clases, tras haberse apuntado a un curso que impartían en unas instalaciones de Roquetas, y del que salieron muy desencantadas por la mala organización del curso en cuestión y el descontrol a la hora de recibir las clases. (Al hilo de este tema, en breve publicaré una entrada donde podremos ver un interesante artículo sobre la "distinción" entre buenos y malos profesionales en el "gremio" de los monitores y profesores de pádel).

Ellas están disputando, actualmente, una liga de pádel, incluso, juntas o separadas, están haciendo sus primeras incursiones en "competición" apuntándose a algunos torneos, siempre dentro de su categoría. Lo que ocurre  es que las han colocado, en la liga, en un grupo donde la mayoría de las parejas tienen mucho más nivel que ellas, por lo que están perdiendo todos los partidos con resultado abultado en contra.

Una vez descrita la situación, puedo comentar que el trabajo que estamos realizando va encaminado a un doble objetivo. En primer lugar, tratar de que mejoren la técnica de sus golpes, buscando que aumente su nivel de juego. En segundo lugar, ya estamos viendo situaciones tácticas y estratégicas, muy básicas, como por ejemplo la colocación en la pista, como se deben de mover, etc, con el fin de que puedan ir aplicándolas en sus partidos de competición.

En próximas entradas dedicadas a esta pareja, os colocaré algunas fotos de ellas, para que las conozcáis, e iré comentando como evoluciona el trabajo desarrollado.



jueves, 29 de noviembre de 2012

Las Claves del Talento

Esta es la primera entrada que dedico a una publicación, pero os aseguro, al menos bajo mi punto de vista, que merece la pena, y que no podía haber mejor publicación, para inaugurar esta "sección", que el libro del escritor y periodista norteamericano Dan Coyle: "Las Claves del Talento".

Descubrí este libro gracias a mi gran amigo Rafa Guerrero, magnífico entrenador de pádel y licenciado en INEF afincado en Madrid, y alma mater de la estupenda página web Planeta Pádel.

Deciros que el libro me cautivó desde el principio y la lectura del libro me dejó impresionado, asombrado y fascinado...¡casi nada!

Algunos podrías pensar que exagero...¡hay está el libro! Os invito a que lo leáis...y después me comentáis. Lo que es seguro es que os va a gustar y a llamar la atención, ya que trata un tema, a mi juicio muy interesante, y que no es muy conocido por el público en general: el talento se puede desarrollar, o dicho de otro modo, entrenar.

En la contraportada del libro podemos leer:

"¿Cómo consigue un club de tenis ruso con una sola pista y un presupuesto ridículo formar a algunas de las mejoras jugadoras del mundo? ¿Qué técnica utiliza una humilde escuela de música situada en Dallas para producir grandes estrellas del pop? ¿Por qué surgen tres escritoras de fama universal de una familia británica pobre y de bajo nivel cultural?

Recientemente científicos e investigadores han desvelado que la capacidad para potenciar nuestras habilidades reside en la mielina, una sustancia que rodea el núcleo de las neuronas. El talento no es, por tanto, un don misterioso que responde a las leyes del azar o la genética: puede desarrollarse, y en Las Claves del Talento te explicamos cómo hacerlo".


La mielina. Como ya se deja entrever en el párrafo anterior, ésta sustancia es la clave de todo el proceso que se explica en el libro, y la responsable de que, en mayor o menor medida, podamos desarrollar nuestro talento, o dicho de otro modo, podamos mejorar a la hora de realizar una actividad.

Aunque la parte científica del libro no es demasiado densa, por lo tanto se puede leer sin ninguna dificultad incluso por personas que no se hayan acercado nunca a este mundo de la neurología, voy a explicaros como funciona la mielina con mis propias palabras, tal y como se lo explicaría a cualquiera con el que estuviera hablando para que pudiera entenderlo fácilmente.

Cuando realizamos una acción concreta, puede ser más o menos compleja, por ejemplo, aprovechando el ámbito en el que estamos...la preparación del golpe de derecha (solamente colocarnos de lado y llevar la pala atrás) que sería la "acción sencilla" y la realización del golpe de derecha completo que sería la "acción compleja". Pues bien, cuando realizamos cualquiera de estas dos acciones (y así ocurre con cualquiera que os podáis imaginar, sean del ámbito que sean) se "enciende" o "ilumina" en nuestra corteza cerebral un circuito formado por una serie de neuronas encadenadas que transmiten la información necesaria para realizar la acción en cuestión, éste circuito será más o menos largo en función de la complejidad de la acción.

Pues bien, cada vez que repitamos la misma acción este circuito va recubriéndose con una capa de mielina. Cuanto más repitamos, más mielina. La mielina va a funcionar aquí, por hacer una comparación, como la banda ancha de internet, cuanto más mielina haya más velocidad y facilidad tendrá el recorrido de esa información, es decir, menos trabajo le costará fluir.

Lógicamente el tema nos es tan sencillo, de hecho se tiene que producir la intervención de algunos otros factores, pero si que éste, el tema de la mielina y la repetición de acciones, es el más importante. El autor del libro estuvo viajando por todo el mundo visitando escuelas y centros de entrenamiento de muy diferentes disciplinas artísticas y deportivas para corroborar, in situ, estos hechos. Os quiero dejar, literalmente, tal y como viene en el libro, el extracto de cuando visitó una escuela de tenis en Rusia (la que hacía referencia en la contraportada del libro) que me dejó "helado" cuando la leí. No dejemos de olvidar las similitudes que hay entre el tenis y nuestro deporte...¡os lo digo para que reflexionéis!:

"La imitación más fructífera que observé durante mis viajes tuvo lugar en el Spartak Tennis Club de Moscú, un humilde y helado club que ha producido un auténtico alud de talentos: Anna Kournikova, Marat Safin, Anastasia Myskina, Elena Dementieva, Dinara Safina, Mijail Youzny y Dmitri Tursumov. Ha conseguido también colocar, entre 2005 y 2007, más mujeres en los primeros veinte puestos de la clasificación mundial que Estados Unidos, además de formar a la mitad del equipo masculino que obtuvo la Copa Davis en 2006. No está nada mal para un club de tenis que sólo cuenta con una pista cubierta. Cuando visité sus instalaciones en diciembre de 2007, pensé que aquello parecía un set para grabar una película de "Mad Max": cobertizos llenos de escopetas, charcos relucientes de gasolina y un bosque circundante lleno de grandes perros hambrientos y muy veloces.También había un enorme camión de dieciocho ruedas abandonado justo frente al club. Al acercarme a la entrada, pude ver unas formas que se movían tras ventanas cubiertas con plástico, pero no alcanzaba a oír ese sonido tan característico que producen las raquetas y las pelotas de tenis. Cuando entré en el club, la razón se hizo evidente: los jugadores movían las raquetas, sí; pero no utilizaban pelotas.

En el Spartak lo llaman "imitatsiya". Consiste en intercambiar golpes a cámara lenta utilizando una pelota imaginaria. Todos los jugadores del club lo hacen, desde los más pequeños hasta los profesionales. La entrenadora, Larisa Preobrazhenskaya, una mujer de setenta y siete años, curtida y que parpadeaba continuamente, recorría la pista como si fuese el mecánico de un garaje poniendo a punto un enorme motor. Cogía los brazos de los jugadores y los pilotaba lentamente a través del golpe. Cuando finalmente entrenaban con pelotas reales, se colocaban uno a uno formando una cola (no existen las lecciones particulares en el Spartak). Preobrazhenskaya los interrumpía con frecuencia, hacía que volviesen a repetir el movimiento lentamente una y otra vez. Y otra. Y tal vez una más.

Parecía una clase de ballet: una coreografía de movimientos simples, lentos y precisos que ejercía cierto énfasis en la "tekhnika". Preobrazhenskaya reforzaba este enfoque con una orden tajante: ninguno de sus alumnos podía participar en un torneo durante los tres primeros años de entrenamiento. No me imagino a los padres norteamericanos aceptando algo semejante, pero ninguno de los rusos lo cuestionaba ni un segundo.

- La técnica lo es todo - me explicó Preobrazhenskaya más tarde mientras golpeaba la mesa con un énfasis propio de Jrushov (lo que hizo que diese un salto en mi silla y reconsiderase la impresión que tenía de ella como una abuela que no dejaba de parpadear) -. Si comienzas a jugar sin técnica, cometes un gran error. ¡Un gran, gran error!".

Impresionante...
Después de la lectura del libro soy un ferviente defensor, y trato de aplicarlo en la medida de lo posible en mis clases, del que yo mismo he denominado "Sistema de Aprendizaje a través de la Mielinización". En realidad ya lo aplicaba antes de la lectura, pero ésta me ha reafirmado, es algo, si cabe, más sencillo que el rimbombante nombre que le he puesto, se trata de repetir, una y otra vez, cuantas más veces mejor, un golpe, o una parte de un golpe, para que se vaya afianzando, para que lo vayamos aprendiendo, para que esos movimientos que son en principio nuevos, vayan automatizándose, con el objetivo de que en un futuro surjan de manera natural.

Ahora bien, el alumno tiene que ser el primero en poner de su parte, en estar de acuerdo y en aceptar esta forma de trabajar, ya que las clases, lógicamente, pueden llegar a ser, a ojos de quién no ha oído hablar nunca de este tema, aburridas, o lentas. No son aquellas clases en las que el monitor nos tira pelotas para, en una hora, realizar y, supuestamente, entrenar o enseñar multitud de golpes diferentes: que si voleas, que si salidas, que si bandejas...

Tampoco quiero decir con esto que si aplicamos el Sistema de Mielinización todos vayamos a convertirnos en jugadores o jugadoras de primera categoría. Pero lo que si es seguro, y estoy convencido de ello, es que aprenderemos más y mejoraremos nuestro nivel. ¿Hasta dónde?...¡la mielina tiene la respuesta!

Os dejo un enlace de un sitio donde se puede adquirir el libro (sólo tenéis que "hacer click" encima):

Casa del Libro.





lunes, 26 de noviembre de 2012

Jueves, 22 de noviembre de 2012

La primera clase de este jueves la tenía en las instalaciones cubiertas del Centro King Sport & Beauty.

En esta ocasión tenía que trabajar con la mitad de una buena pareja de amigos, Juan Rodríguez.

Con Juan llevo trabajando bastante tiempo, aunque no de forma continuada. De vez en cuando me llama y damos una clase de, como me gusta a mi definirla, "puesta a punto"...como en los talleres.

Juan forma pareja con Antonio, la otra mitad, con el que disputa torneos de la categoría que les corresponde. Comencé trabajando con ellos dos juntos, pero, por circunstancias que no vienen al caso, Antonio se desvinculó de las clases.

Lógicamente, es mejor trabajar con la pareja completa, sobre todo en estos casos en los que, además, compiten. Especialmente a la hora de hablar de táctica y estrategia, temas de los que, por cierto, Juan me pregunta muchas dudas. Al menos, cuando juegan, Juan puede llevar el "mando" en cuanto a la organización de la pareja y el modo en que deben de jugar, no hay problemas a la hora de que Antonio siga sus directrices, así que, como le dije a la conclusión de esta clase, él debe ser el capitán del equipo en la pista, y las indicaciones que va viendo conmigo debe ir trasladándolas a su compañero.

Juan es un jugador zurdo, con buenos golpes en general. Las salidas de pared y las "dobles paredes" las realiza sin problemas. Los golpes de fondo los tiene buenos, especialmente el revés, cuando pega a la pelota delante y lo saca bastante plano, en la derecha tengo que tener un poco más de cuidado para que la pegue más plana, sacando el brazo recto y separado del cuerpo.

En las voleas incido bastante en que haga unas preparaciones muy cortas, por delante, y pegue a la pelota bien delante, tocando nada más, especialmente en el caso de la volea de derecha. Además, al ser treméndamente fuerte físicamente, tenemos que trabajar que el golpeo no sea muy violento. Por último, las bandejas es el golpe que le cuesta un poco más. Como decía anteriormente, gran parte del trabajo está en "concienciarle" de que éste es un golpe que no se debe realizar pegando fuerte a la pelota, no es un remate de definición. Y , por otra parte, la técnica, como les pasa a muchos alumnos, también le cuesta: colocarse bien respecto a la pelota (fundamental en este golpe), atacar la pelota no con demasiada fuerza y, terminar girando con el cuerpo.

Bueno, veremos que tal nos va en la próxima...¡¡puesta a punto!!


Media hora después tenía otra clase, en esta ocasión en el Residencial La Térmica, con Cristóbal, un malagueño con el que he empezado no hace demasiado tiempo.

Con Cristóbal empezamos, a petición suya, partiendo de cero, como si no hubiera jugado nunca. Aunque él tiene, cada vez menos, unos pequeños "vicios" producto de haber jugado al tenis de mesa.

Los golpes de fondo, derecha y revés, que fue por donde comenzamos, los ha mejorado muchísimo. Falta por pulir, en la derecha, que realice el golpe, en su conjunto, de una manera más fluida, menos "robótica". En el caso del revés, en ocasiones le cuesta golpear la pelota justo con el centro de la pala.

Cristóbal también es zurdo, como en el caso anterior de Juan. Situado en el lado derecho de la pista, donde deben jugar los zurdos, la salida de pared de derecha, viniéndole la pelota en diagonal, la realiza sin problemas; sin embargo, en la de revés, llegándole la pelota en las mismas condiciones, le cuesta muchísimo más, es una pelota que tiende a "encerrarse" en el la esquina, acercándose a las dos paredes, y le cuesta medir correctamente la distancia, normalmente se "pega" demasiado a la pelota, incluso dejándose ésta un poco retrasada respecto al cuerpo.

En el día de hoy comenzamos el trabajo con el remate plano, es decir, el también conocido como "tipo tenis". Lógicamente éste no es un golpe sencillo porque a las dificultades intrínsecas que llevan todos los golpes: preparación, colocación, punto de impacto, terminación...hay que añadirle que al ser un golpe donde la pelota viene muy alta (después de un globo ejecutado por el rival) también se requiere una gran coordinación. de este modo pude encontrarme con las dificultades esperadas; esto es, dificultad para impactar a la pelota arriba del todo, y dificultad para terminar correctamente el golpe, es decir, después de pegar a la pelota, bajar el brazo que no sostiene la pala y dejar continuar el recorrido de la pala guardándola por el costado del cuerpo contrario a la mano con la que jugamos, como decimos los monitores...guardando la espada. Posiblemente tengamos que seguir trabajando este golpe utilizando el sistema de progresiones.


domingo, 25 de noviembre de 2012

Miércoles, 21 de noviembre de 2012

En el día de hoy tenía clase de nuevo con Adrián, el chico con el que trabajo en Viator.

Comenzamos con un calentamiento golpeando pelotas de fondo, como suelo hacer habitualmente, y...cual fue mi sorpresa negativa...¡la derecha estaba funcionando fatal!

Una de las causas es puede ser que él está un poquito obsesionado con el tema de la empuñadura, y, además, golpea con el brazo muy rígido, con un estilo, para que nos entendamos, muy "robótico". Seguimos tirando unos cuantos "carros" más, pero sin mejora aparente. Probamos el revés, y todo lo contrario, sin problema alguno, magnífico revés éste que él mismo ha descubierto, tal y como os comenté en la fantástica anécdota de la entrada anterior...

Finalmente conseguimos arreglar el problema de la derecha. La solución fue "permitirle" un golpeo  sobre todo en la parte de la terminación, un poquito más liftado. A mí, en principio, me gustan más los golpes más planos, pero él se siente más cómodo así, por lo que a partir de este momento trabajaremos con esta derecha, incidiendo, eso sí, en que la curva que describe la pelota después de ser golpeada de manera liftada, no sea muy pronunciada, es decir, que el liftado no sea excesivo para evitar que la pelota no se levante mucho, sobre todo cuando tengamos a los rivales en la red...

También comenzamos a trabajar la salida de pared de fondo, en este caso de derecha, empezando con la salida "recta". Quiero decir, aquella salida en la que la pelota nos viene con una trayectoria totalmente recta. No es lo más habitual cuando estamos jugando un partido, pero es la forma más sencilla de empezar con el aprendizaje, sobre todo para familiarizarnos con los rebotes y las salidas de la pelota de las paredes.

El ejercicio comenzó un poquito regular, debido a lo que les pasa a todos los alumnos con los que trabajo este golpe: ¡ausencia de un correcto trabajo de ajuste de pasos!

Me explico, bien por "economía de esfuerzos" (por decirlo de una manera elegante), bien por despiste, los alumnos cuando giran y preparan el golpe esperando la salida de la pared, se les olvida dar un pequeño paso hacia atrás, hacia la pared, para facilitar que la pelota, en el futuro golpeo, quede en posición adelantada. Resultado, la pelota queda detrás de nuestro cuerpo, en mayor o menor medida, incumpliendo una máxima fundamental que se aplica en este tipo de golpe: "nosotros SIEMPRE tenemos que estar ubicados ENTRE la pared y la pelota".

¡¡Continuaremos trabajando!!...

viernes, 23 de noviembre de 2012

Martes, 20 de noviembre de 2012

Después de un tiempo ausente debido a las lluvias que hemos tenido últimamente, volvía al Residencial La Térmica, en Almería capital, para retomar las clases con mi cantera.

Se trata de dos parejas de hermanas, cada una formada por la pequeña, rondando los ocho años de edad, y por la mayor, éstas últimas un año y pico más grandes. En la actualidad son los únicos niñ@s a los que estoy dando clases. Damos dos horas seguidas organizándonos del siguiente modo, debido, fundamentalmente, a la diferencia de edad y, sobre todo, de nivel: van pasando, de una en una, cada media hora.

Aquí aparezco con dos de ellas: María y Alba


Lógicamente, a estas edades, el objetivo principal que se busca es que se diviertan con las clases, que se lo pasen bien, que, en definitiva, tengan ganas de que llegue la clase de pádel semanal, y de que les fastidie que se suspenda alguna clase por el motivo que sea. 

No obstante, en pequeñas dosis, voy intentando introducirles y trabajar algunos aspectos técnicos. Pero, evidentemente, cuesta un poquito de trabajo, entre otras cosas porque...¡tienen la cabeza como una regadera!

Cuando termino con las niñas, una hora después, tengo clase en La Cañada con Gabriel y Pepi, el matrimonio del que ya os hablé en una entrada anterior.
Se da la circunstancia de que justo el día antes, los lunes, tienen un partido fijo semanal que juegan ellos dos, haciendo pareja, contra un familiar y un amigo. 

Pues bien, siempre vienen contando que el partido les ha ido fatal. Gabriel haciendo hincapié en que todos sus tiros resultan ser pelotas fáciles para los contrarios, y Pepi en que siempre terminan discutiendo y enfadados porque, entre otras cosas, Gabriel es muy mandón en la pista. De hecho, cuando están contándome lo acontecido el día anterior, casi que vuelven a aparecer las discusiones...

A Gabriel le dije que tenía que esforzarse en golpear la pelota, cuando esté en el partido, igual que cuando lo hace en las clases, porque no lo hace mal del todo. Lo que ocurre es que, también se lo recalqué, en cuanto aparecen los primeros errores se enfada y, lo peor de todo, pierde totalmente la concentración. Ya les expliqué que cuando jugamos al pádel, y más en este deporte que el juego es muy rápido, si nos desconcentramos, por enfado o por cualquier otro motivo, nuestro juego se verá gravemente afectado.

Después de la breve charla comenzamos a trabajar, sobre todo el tema de la movilidad y la rapidez en las preparaciones, como vimos en entrada anterior, así como, sobre todo a Gabriel, en la necesidad de pegar a la pelota delante, cuando ésta se encuentra en su punto más alto, y con un buen acompañamiento final, con el fin de darle más mordiente y peso a esos tiros y que no queden tan sencillos para los contrarios, tal y como dice él...

Wilson Tour BLX

La verdad es que el resultado del trabajo realizado fue bastante satisfactorio. Estuvieron mucho mejor en cuanto a la movilidad y, especialmente Gabriel, pegó a la pelota mucho mejor que el día anterior.

No sé si tendría que ver el que estrenaba el modelo de pala que acompaña este texto, una Wilson Tour BLX, pala de gama alta con unas prestaciones magníficas, habiendo depositado Gabriel su confianza en la marca y en mí mismo, en cuanto al asesoramiento para la búsqueda de su pala ideal, tarea ésta que, no por menos conocida, es ajena al trabajo de los monitores.

Por último, les encargué, sobre todo a Gabriel, una "tarea" (como a los niños en el cole) para la próxima vez que nos viéramos: cuando salga a jugar el próximo partido debe, primero, olvidarse de Pepi y no decirle absolutamente nada, y segundo, concentrarse exclusivamente en intentar golpear igual que hace en clase, no viniéndose abajo o enfadándose cuando aparezcan los primeros errores...¿Lo conseguirá?, próximamente os lo cuento.


domingo, 18 de noviembre de 2012

Miércoles, 14 de noviembre de 2012

En esta ocasión tenía clase con Adrián, un chico con el que acabo de empezar, de hecho ésta era la segunda clase que dábamos, y con el que trabajo en Viator.

Adrián es un chico que empezó, como muchos otros, jugando por su cuenta, con los amigos, y a su aire, nadie le enseñó y nunca tomó clases, por lo que ya me advirtió, antes de la primera clase, de que tenía muchos vicios ("padelísticos", se entiende...).

Efectivamente, el primer día lo puse en el fondo de la pista y empecé a tirarle pelotas a la derecha. Aunque hay algunos colegas que siguen el método de empezar con los nuevos alumnos por la volea, debido, fundamentalmente, a que al estar el alumno más cerca de la red es más factible que pase más pelotas al otro campo, con lo que aumenta su confianza; yo, personalmente, comienzo por los dos golpes de fondo, la derecha y el revés. Pues bien, en cuanto golpeó unas pocas pelotas de derecha, ya me dí cuenta de que era necesario cambiarle por completo la mecánica del golpe. Es decir, teníamos que construir una derecha totalmente nueva.

Nos pusimos manos a la obra, utilizando el sistema de progresiones, realizando durante toda la hora que duró la clase, únicamente ejercicios de derecha. Terminé bastante satisfecho, ya que, al final de la clase, ya estaba golpeando con un gesto técnico bastante aceptable que, lo más importante, no tenia nada que ver con la que mostró en aquellas primeras pelotas de tanteo.

En la clase de hoy, fecha a la que corresponde esta entrada, comenzamos repasando el golpe de derecha que estuvimos trabajando en la última sesión. Esta vez no me gustó demasiado el resultado. Le dedicamos más tiempo del que yo tenía previsto, prácticamente la mitad de la clase, y aún así no terminó de salir igual de bien que terminamos en la clase anterior.

En ese momento, y para "descansar" un poco de tanta derecha, y más aún estando un poquito "atrancados", me dispuse a comenzar con el golpe de revés. En este punto tengo que comentar que, a partir de ese momento, ocurriría una cosa que nunca me había pasado antes. Yo pensaba que el revés, como les ocurre a muchos alumnos, aunque al final de la entrada os daré mi apreciación personal sobre el tema, le iba a costar más que la derecha, por lo que comencé, como hago siempre, con las progresiones, pero desde una progresión todavía más temprana respecto a las que utilizamos para la derecha.

Cual fue mi sorpresa cuando vi que Adrián iba ejecutando los ejercicios con una facilidad pasmosa, sin tener ningún problema. Tal es así que el desarrollo de las progresiones fue rapidísimo y terminó golpeando, al final de la clase, un revés prácticamente plano, con una mecánica de preparación, golpeo y terminación ejecutadas con una gran facilidad, con un resultado que podría calificar de notable alto, muy alto...

Pero todavía me asombré, si cabe, un poco más, cuando el propio Adrián, con toda la naturalidad y tranquilidad del mundo, y cuando yo seguía, figuradamente, con "los ojos como platos", me "aclaró" el porqué de éste, para mi, gran resultado...Y es que, según sus palabras, ¡cómo nunca había golpeado, prácticamente en su vida, de revés...pues no tenía vicios adquiridos! Increíble, pero no le faltaba, quizás, razón en la, para él, simple explicación. Y es que resulta que las veces que jugaba, siempre se "tapaba" el revés, y nunca lo utilizaba, prácticamente.

Finalmente, siempre comento con mis alumnos que no hay que tener miedo del revés. Si uno es capaz de adquirir una buena técnica, el revés es más sencillo que la derecha, ya que el gesto, es decir, el movimiento que tenemos que realizar es más natural, es menos forzado que en la derecha. Durante todo el proceso completo del golpeo de derecha: preparación, punto de impacto y terminación, tenemos, y es más fácil que se produzca por ello, más "oportunidades" de realizar algún "mal gesto", o, dicho de otro modo, es más fácil que nos aparezca algún vicio...(ya sabéis, "padelístico", se entiende...).

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Tecnología BLX de Wilson



MORE FEEL.

FEEL (tacto) es la información de impacto que se transfiere a la mano del jugador. Determina la capacidad de sentir la pelota al rebotar sobre la pala y de controlar mejor el tiro. Eso es lo que conecta a la pelota, la pala y la mano del jugador.

UN MATERIAL REVOLUCIONARIO.

El basalto es una roca volcánica natural. Se puede utilizar en la industria manufacturera para obtener finas fibras doradas con una increíble resistencia a la vibración. La nueva tecnología BLX de Wilson utiliza estas fibras de basalto y las entreteje longitudinalmente con Karophite Black con el fin de crear uno de los materiales compuestos más avanzados del mercado.



SENSACIONES MÁS CLARAS.

Gracias al basalto llegan sensaciones más claras a la mano. La tecnología BLX aporta unas sensaciones más claras y ofrece un tacto perfecto en el juego.



TECNOLOGÍA PARA PÁDEL

CONSTRUCCIÓN INNOVADORA.


Construcción del anillo exterior con fibras de basalto para aumentar la fuerza de la pala y la suavidad del tacto en cada golpe.


TECNOLOGÍA SMART DENSITY.

Smart Density utiliza dos densidades de espuma EVA en una pala. La tecnología Smart Density se puede apreciar cuando la pala responde a la velocidad del golpe en la cara de la pala. El swing y el impacto pueden generar más potencia gracias a la respuesta de la tecnología Smart Density. El núcleo Smart Density aporta un tacto más acolchado cuando es necesario.



NÚCLEO DE ESPUMA.

La espuma con tecnología Smart Density que se utiliza en el núcleo de la pala se ha mejorado aún más mediante Karophite Black. Este material nanoscópico ayuda a controlar los vacíos en la espuma y proporciona un golpe más estable en general.


ARMAZÓN CURVADO.


La nueva ingeniería del armazón aporta mayor rigidez para conseguir mejor estabilidad y control. Los bordes suaves de la pala pueden incrementar el arrastre por presión al aumentar el tamaño de la estela. Igual que ocurre con los hoyuelos de las pelotas de golf, el armazón curvado reduce el arrastre por presión al reducir la estela.


TECNOLOGÍA SHARP HOLE.

El proceso de perforación avanzado proporciona una mordida mayor en todos los golpes.



TRUE GRIT.

Wilson ha triplicado la cantidad de grit en la superficie de las palas, aumentando el control y el tacto de la pelota.

Martes, 13 de noviembre de 2012

Martes, 13 de noviembre de 2012...

Con este formato titularé las entradas en las que os hable un poco de las clases que haya dado ese día, de como ha transcurrido la jornada, de mis alumn@s, de lo que hemos trabajado, de sus progresos, etc.

¡Vaya semanitas que llevamos de lluvia!
Yo llevo afincado en Almería desde el año 2005, puede que no sea mucho, pero es que los más viejos del lugar no recuerdan, prácticamente, un período tan largo y continuado de lluvias. Algunos que ya sigáis este blog puede que sepáis que algunas clases las doy en el Centro King Sport & Beauty, que dispone de pistas cubiertas, con lo cual el problema de la lluvia queda solucionado, tal y como os comenté en la entrada dedicada al citado Centro.
Pero, sin embargo, muchas otras las tengo en distintos sitios, todos al aire libre, y claro...¡así no hay manera!

En el día de hoy tenía dos horas de clase, entre las 17 y las 19 horas, en la Comunidad La Térmica de Almería, con dos parejas de hermanas, las mayores con solo ocho años de edad...ya os hablaré de ellas, son una delicia. Pues bien, al mediodía, chaparrón de turno, breve pero suficiente para dejar la pista mojada. Clases suspendidas. El problema es que las pelotas no se pueden mojar porque se estropean y ya no sirven para nada.

Luego, a las 20 horas tengo clase en las instalaciones de La Cañada con un matrimonio, Gabriel y Pepi. Estaba chispeando muy flojito pero, cinco minutos antes de entrar a la pista...¡comienza a llover más fuerte!. Desde luego la clase, en principio, ya no se podía dar, por lo que os decía antes del tema de las pelotas mojadas, pero Gabriel tuvo una idea, utilizar tres pelotas que llevaba en su bolsa y dedicar la hora a pelotear, ellos dos contra mi, así, como dicen ellos...no sabemos por donde "nos viene" la pelota, aspecto éste en el que ellos tienen mucho interés, aunque primero debemos pulir otros aspectos, como os comentaré más adelante.

Pues bien, nos pusimos manos a la obra y así pudimos salvar la clase. En cuanto al resultado de la misma tuve que estar incidiendo mucho en el tema de la movilidad y de la rapidez en la preparación del golpe, prácticamente un aspecto para cada uno de ellos.
Gabriel juega en el lado derecho, al ser zurdo, pero juega muy parado, por pura comodidad apenas se mueve, por lo que golpea muchas veces con la pelota pegada al cuerpo, o, como ésta le sorprende y se le echa encima, golpea yéndose hacia atrás.
Pepi, por su parte, tarda, en muchas ocasiones, demasiado en preparar el golpe, por lo que la pelota también le sorprende y, en ocasiones, se le echa encima.
Por eso decía anteriormente que tenemos que seguir trabajando estos aspectos, aunque sea con ejercicios donde yo les diga con anterioridad donde va a ir cada pelota, antes de pasar a ejercicios donde ellos no sepan con antelación por donde le llegará la pelota.

Es fundamental el estar siempre con los pies muy "vivos", como me gusta a mí decir, para corregir, con pasitos cortos y pequeños movimientos, nuestra posición antes de cada golpeo. Incluso, aunque parezca en alguna ocasión que nos vienen dos pelotas exactamente al mismo sitio y del mismo modo, la segunda respecto a la primera, aún así, deberíamos "salir un poco de posición" y "volver a entrar" para, finalmente, golpear prácticamente en el mismo sitio.
Por último, la rapidez en la preparación del golpe es fundamental. Siempre hay que preparar rápido, si la pelota viene despacio o no muy rápida, fenomenal, no tendremos problema, incluso si, como les digo, hay que "esperarla" con el golpe armado; pero, cuando nos venga una pelota con velocidad, muy rápida, solo si hemos preparado con rapidez podremos golpear correctamente.


lunes, 12 de noviembre de 2012

Colección de palas Wilson



La multinacional norteamericana Wilson, a través de su distribuidor en España, Amer Sports España S.A., es la marca con la que trabajo desde hace varias temporadas, ellos me visten, me calzan y me proporcionan todo el material necesario, tanto en mi faceta de monitor como en la de jugador.

Lógicamente, entre todo ese material se encuentran incluidas las palas. Respecto a las mismas yo recomiendo, personalmente, las que tienen forma redonda (es la que utilizo yo), ya que tienen un punto óptimo de golpeo más centrado y un poquito más grande, por lo que se juega fácilmente con ellas y es más rápido el proceso de adaptación. Si a esto le sumamos una goma algo blanda, como las que presenta la nueva colección de Wilson, el resultado es una pala que se adapta rápidamente a nuestro juego.

La colección actual la podéis encontrar en el siguiente enlace:


Comentaros que la gama alta de la colección está formada por las palas pertenecientes a la serie BLX. El sistema BLX se distingue, fundamentalmente, por la utilización en el proceso de fabricación de las palas, de la fibra de basalto, que les aporta una gran resistencia a la vibración y un tacto perfecto en el juego. Pero de este sistema ya os hablaré más adelante, en otra entrada.

A continuación, una a una, las actuales palas de Wilson:

PRO CARBON BLX

Esta es la pala que utilizo yo.

- Carbon 360º.
- G Cloth 0% Fibra de vidrio.
- Más sensación gracias al sistema BLX.
- Nuevo protector antiabrasivo para mejorar la durabilidad.
- Quick Response Foam.
- Nuevo Dual Compression Core, más blando sin pérdida de control.
- Concentric Impact Zone, para incrementar punto dulce y potencia.
- Extended Grip, para mayor potencia y confort.
- Performance Hybrid Grip, para mejor sensación.

Peso: 380 gramos.
Nivel de jugador: Avanzado.

NITRO CARBON BLX

- Carbon 360º.
- G Cloth 0% Fibra de vidrio.
- Más sensación gracias al sistema BLX.
- Nuevo protector antiabrasivo para mejorar la durabilidad.
- Quick Response Foam.
- Nuevo Dual Compression Core, más blando sin pérdida de control.
- Concentric Impact Zone, para incrementar punto dulce y potencia.
- Extended Grip, para mayor potencia y confort.
- Performance Hybrid Grip, para mejor sensación.

Peso: 375 gramos.
Nivel de jugador: Avanzado.


TOUR BLX

- Carbon 360º.
- G Cloth 0% Fibra de vidrio.
- Más sensación gracias al sistema BLX.
- Nuevo protector antiabrasivo para mejorar la durabilidad.
- Quick Response Foam.
- Nuevo Dual Compression Core, más blando sin pérdida de control.
- Concentric Impact Zone, para incrementar punto dulce y potencia.
- Extended Grip, para mayor potencia y confort.
- Performance Hybrid Grip, para mejor sensación.

Peso: 355 gramos.
Nivel de jugador: Avanzado e Intermedio.

FLASH BLX

- Carbon 360º.
- G Cloth 0% Fibra de vidrio.
- Más sensación gracias al sistema BLX.
- Nuevo protector antiabrasivo para mejorar la durabilidad.
- Quick Response Foam.
- Nuevo Dual Compression Core, más blando sin pérdida de control.
- Concentric Impact Zone, para incrementar punto dulce y potencia.
- Extended Grip, para mayor potencia y confort.
- Performance Hybrid Grip, para mejor sensación.

Peso: 370 gramos.
Nivel de jugador: Avanzado e Intermedio.

ENERGY

- Carbon 360º.
- G Cloth 0% Fibra de vidrio.
- Quick Response Foam.
- New Performance Soft Compression Core, goma extra blanda para aumentar    la potencia y el confort.
- Concentric Impact Zone, para incrementar punto dulce y potencia.
- Extended Grip, para mayor potencia y confort.
- Performance Hybrid Grip, para mejor sensación.

Peso: 370 gramos.
Nivel de jugador: Avanzado e Intermedio.

POWER

- Carbon 360º.
- G Cloth 0% Fibra de vidrio.
- Nuevo protector antiabrasivo para mejorar la durabilidad.
- Quick Response Foam.
- New Performance Soft Compression Core, goma extra blanda para aumentar    la potencia y el confort.
- Concentric Impact Zone, para incrementar punto dulce y potencia.


Peso: 360 gramos.
Nivel de jugador: Avanzado e Intermedio.

IMPACT

- Carbon 360º.
- G Cloth 0% Fibra de vidrio.
- Quick Response Foam.


Peso: 350 gramos.
Nivel de jugador: Avanzado e Intermedio.