lunes, 26 de noviembre de 2012

Jueves, 22 de noviembre de 2012

La primera clase de este jueves la tenía en las instalaciones cubiertas del Centro King Sport & Beauty.

En esta ocasión tenía que trabajar con la mitad de una buena pareja de amigos, Juan Rodríguez.

Con Juan llevo trabajando bastante tiempo, aunque no de forma continuada. De vez en cuando me llama y damos una clase de, como me gusta a mi definirla, "puesta a punto"...como en los talleres.

Juan forma pareja con Antonio, la otra mitad, con el que disputa torneos de la categoría que les corresponde. Comencé trabajando con ellos dos juntos, pero, por circunstancias que no vienen al caso, Antonio se desvinculó de las clases.

Lógicamente, es mejor trabajar con la pareja completa, sobre todo en estos casos en los que, además, compiten. Especialmente a la hora de hablar de táctica y estrategia, temas de los que, por cierto, Juan me pregunta muchas dudas. Al menos, cuando juegan, Juan puede llevar el "mando" en cuanto a la organización de la pareja y el modo en que deben de jugar, no hay problemas a la hora de que Antonio siga sus directrices, así que, como le dije a la conclusión de esta clase, él debe ser el capitán del equipo en la pista, y las indicaciones que va viendo conmigo debe ir trasladándolas a su compañero.

Juan es un jugador zurdo, con buenos golpes en general. Las salidas de pared y las "dobles paredes" las realiza sin problemas. Los golpes de fondo los tiene buenos, especialmente el revés, cuando pega a la pelota delante y lo saca bastante plano, en la derecha tengo que tener un poco más de cuidado para que la pegue más plana, sacando el brazo recto y separado del cuerpo.

En las voleas incido bastante en que haga unas preparaciones muy cortas, por delante, y pegue a la pelota bien delante, tocando nada más, especialmente en el caso de la volea de derecha. Además, al ser treméndamente fuerte físicamente, tenemos que trabajar que el golpeo no sea muy violento. Por último, las bandejas es el golpe que le cuesta un poco más. Como decía anteriormente, gran parte del trabajo está en "concienciarle" de que éste es un golpe que no se debe realizar pegando fuerte a la pelota, no es un remate de definición. Y , por otra parte, la técnica, como les pasa a muchos alumnos, también le cuesta: colocarse bien respecto a la pelota (fundamental en este golpe), atacar la pelota no con demasiada fuerza y, terminar girando con el cuerpo.

Bueno, veremos que tal nos va en la próxima...¡¡puesta a punto!!


Media hora después tenía otra clase, en esta ocasión en el Residencial La Térmica, con Cristóbal, un malagueño con el que he empezado no hace demasiado tiempo.

Con Cristóbal empezamos, a petición suya, partiendo de cero, como si no hubiera jugado nunca. Aunque él tiene, cada vez menos, unos pequeños "vicios" producto de haber jugado al tenis de mesa.

Los golpes de fondo, derecha y revés, que fue por donde comenzamos, los ha mejorado muchísimo. Falta por pulir, en la derecha, que realice el golpe, en su conjunto, de una manera más fluida, menos "robótica". En el caso del revés, en ocasiones le cuesta golpear la pelota justo con el centro de la pala.

Cristóbal también es zurdo, como en el caso anterior de Juan. Situado en el lado derecho de la pista, donde deben jugar los zurdos, la salida de pared de derecha, viniéndole la pelota en diagonal, la realiza sin problemas; sin embargo, en la de revés, llegándole la pelota en las mismas condiciones, le cuesta muchísimo más, es una pelota que tiende a "encerrarse" en el la esquina, acercándose a las dos paredes, y le cuesta medir correctamente la distancia, normalmente se "pega" demasiado a la pelota, incluso dejándose ésta un poco retrasada respecto al cuerpo.

En el día de hoy comenzamos el trabajo con el remate plano, es decir, el también conocido como "tipo tenis". Lógicamente éste no es un golpe sencillo porque a las dificultades intrínsecas que llevan todos los golpes: preparación, colocación, punto de impacto, terminación...hay que añadirle que al ser un golpe donde la pelota viene muy alta (después de un globo ejecutado por el rival) también se requiere una gran coordinación. de este modo pude encontrarme con las dificultades esperadas; esto es, dificultad para impactar a la pelota arriba del todo, y dificultad para terminar correctamente el golpe, es decir, después de pegar a la pelota, bajar el brazo que no sostiene la pala y dejar continuar el recorrido de la pala guardándola por el costado del cuerpo contrario a la mano con la que jugamos, como decimos los monitores...guardando la espada. Posiblemente tengamos que seguir trabajando este golpe utilizando el sistema de progresiones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario